ANQUILOGLOSIA: FRENILLO LINGUAL Y ROTACISMO

El frenillo lingual es un pliegue vertical de mucosa que une por su centro la parte delantera de la lengua al suelo de la boca. Cuando es mas corto de lo normal, los movimientos de la lengua se ven limitados de manera que no puede tocar el paladar o el labio superior con la punta de la lengua. Al limitar la movilidad de la lengua puede producir algunas alteraciones como:
– Lenguaje y habla: como la lengua no se eleva lo suficiente, se presentan dificultades para pronunciar consonantes que requieren el contacto de l lengua en el paladar (t, d, n, l, r). Los niños suelen realizar conductas compensatorias alcanzando una pronunciación más o menos aceptable.
– Lactancia: un frenillo lingual corto puede plantear una dificultad al lactante para la succión. Aunque el instinto de supervivencia hace que el bebe desarrolle otras técnicas para exprimir la glándula mamaria.
– Lesiones: se pueden producir heridas por el roce constante con los dientes inferiores.

El tratamiento quirúrgico para la anquiloglosia es la frenotomía es muy sencillo, dura sólo 20 minutos y como se realiza con anestesia local, no precisa de ninguna preparación especial. El corte se realiza con unas tijeras estériles y no es preciso cerrarlo con puntos de sutura (la saliva favorece la cicatrización). Tu hijo no sentirá dolor y podrás llevártelo a casa el mismo día que le operen, porque no es necesario ingresarle.

El trastorno para pronunciar la letra “r” (Rotacismo) suele ser pasajero, es una de las letras más complicadas de pronunciar junto con la “d” y la “z”, por eso es una de las últimas en adquirir, pero se corrige a medida que el niño va practicando el habla y afinando la audición. Sin embargo, si cumplidos los cinco años, cuando el niño ya debería pronunciar correctamente todos los fonemas, todavía no lo tiene superado, es conveniente consultar con un logopeda para determinar el origen del problema y buscar un tratamiento.

El rotacismo no se debe a un problema de retraso ni psicológico. El uso prolongado del chupete puede ser un precedente, así como que alguno de los padres también tenga algún problema para pronunciar la “r”. Recordemos que los niños aprenden los sonidos por imitación, por lo cual es muy factible que pronuncie como lo hacen sus mayores. Luego, hay dos causas principales. Por un lado, la más frecuente, es una mala colocación de la lengua y del aire, haciendo que el sonido no se pronuncie de la forma adecuada. Otra causa es la dispedagogia a mal aprendizaje cuando en el entorno inmediato alguien presenta esta dificultad. Otra posibilidad es que exista un problema físico que impida la emisión de ciertos sonidos, como frenillo sublingual (anquiloglosia), hendidura del paladar o hipoacusia.

¿Por qué hay que corregir el rotacismo?: En la edad a la que el niño empieza a leer y escribir, el no poder pronunciar correctamente ciertos fonemas trae consecuencias en el aprendizaje de la lectura y de la escritura. Al no pronunciarla no la reconocen haciendo muy difícil la comprensión de la lectura. Hay niños que hasta evitan las palabras que llevan la “r” dificultando la expresión oral y a desarrollar una personalidad introvertida. Puede provocar baja autoestima, hacer que el niño se recluya, retraso escolar y en algunos casos acarrea otros defectos del habla como la tartamudez.

Por tanto, es un trastorno que conviene tratar cuanto antes. El tratamiento es muy efectivo y da excelentes resultados. De no ser curado el problema se enraíza y es más difícil solucionarlo.
¿Qué puede hacer un logopeda por el niño?: El logopeda es un profesional capacitado para reeducar los procesos de articulación del habla. Primero determinará el origen del problema y llevará a cabo una terapia trabajando los músculos de la cara, de la lengua y la respiración para conseguir que el niño pronuncie adecuadamente.

El periodo de aprendizaje aproximado suele ser de al menos 3 a 6 meses, debido a que el tratamiento no sólo se basa en la consecución de la articulación del fonema, sino también en su generalización, (que consiste en que el niño integre el sonido en su lenguaje espontáneo). Éste es uno de los pasos más complicados, ya que el niño debe ser consciente a la hora de introducir el fonema en su habla en los diferentes contextos en los que se desenvuelve.

LA TERAPIA DE TRABAJO EN EL ROTACISMO SE SUSTENTA PRINCIPALMENTE EN: Punto y modo de articulación

– Labios: labios entreabiertos (10-12 mm) y relajados permitiendo ver los incisivos.
– Dientes: con una separación aproximada de 5 mm
– Lengua: su ápice se apoya suavemente en los alvéolos de los incisivos superiores. Sus bordes tocan la cara interna de los molares, impidiendo la salida lateral del aire.
Praxias linguales, enfocadas a la posición y articulación de la /RR/ como por ejemplo la del chasquido
Control de soplo
Mucha práctica y repetición
Generalización: consiste en que el niño integre el sonido en su lenguaje espontáneo.

Si necesitas orientación o ayuda para tu caso, puedes consultarnos vía email: info@diogenesatencionterapeutica.com, telefónica: 954220118 o presencial con una cita en nuestro gabinete.