ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE

Adquisición del Lenguaje

La adquisición del lenguaje es un proceso de gran importancia en el desarrollo del ser humano, ya que de él depende el correcto funcionamiento de otras áreas como la cognitiva, la social, la emocional y los procesos de autorregulación de la conducta, ya que, en sí, es un medio por el cual pensamos y desarrollamos nuestra inteligencia y razonamiento.

El lenguaje nos facilita la comprensión del mundo y la resolución de problemas, nos permite comprender las emociones y es el vehículo fundamental para la interacción social, para el establecimiento de relaciones sociales y el desarrollo de la afectividad. Pero esta dependencia es recíproca, pues el desarrollo de estas áreas a su vez determinará de forma decisiva el desarrollo comunicativo-lingüístico. En este proceso, es decisivo que los niños estén expuestos a los sonidos del habla desde su nacimiento, independientemente de que puedan o no, comprender el significado, o reproducir, las palabras que oyen. Sin embargo, no solo se trata de exponer al niño al lenguaje; también es necesaria una adecuada estimulación, mediante la interacción y el juego, que le permita adquirir las destrezas visuales, auditivas, táctiles, motrices, cognitivas, sociales, etc., necesarias y precursoras del lenguaje.

ETAPAS EVOLUTIVAS DEL LENGUAJE

De 0 a 5 meses:
– Emite ruidos con su garganta.
– Crea sonidos relacionados con el placer y el dolor (risas, llantos o quejas).
– Aparecen los gorjeos y gritos.
– Hace pequeños ruidos cuando se le habla.
– Sensibilidad ante el ruido.
– Se calma al oír la voz de sus padres.
– Atención visual.

De 6 a 12 meses:
– Comprende la palabra “no”.
– Conoce y responde a su nombre.
– Se divierte con los juguetes que emiten sonidos y disfruta con las canciones.
– Emite balbuceos.
– Aparecen las protoconversaciones: el niño quiere algo y se dirige con gestos o con la mirada hacia su objetivo.
– Surge el laleo que son sonidos vocálicos y consonánticos (“mamama”, “papapa”, “bababa”).
– Intenta comunicarse con gestos.
– Llora al separarse de sus padres.
– Trata de repetir algunos sonidos.

De 12 a 18 meses:
– Pronuncia las primeras palabras, con significado (“mamá” ,“papá” o “agua”).
– Responde a preguntas sencillas mediante lenguaje no verbal (¿Dónde está?…)
– Más capacidad comprensiva que expresiva.
– Llora ante la separación de sus padres, su llanto dura mucho tiempo.
– La pronunciación puede ser poco clara. (aba, cheche o tete).
– Su vocabulario será de 4 a 6 palabras.
– Intenta imitar palabras sencillas.

De 18 meses a 24 meses:
– Pronuncia sin errores todas las vocales y los fonemas más sencillos.
– Comienza a usar otros sonidos de la lengua.
– Distingue el femenino y el masculino.
– Utiliza la tercera persona para referirse a sí mismos.
– Es capaz de pedir los alimentos por su nombre.
– Emite onomatopeyas (animales, transportes, etc).
– Al final de la etapa el vocabulario será de unas 50 palabras, aún puede cometer errores en la producción.

De 2 a 3 años:
– Aparece el lenguaje telegráfico (coche mío o más leche).
– Puede agrupar objetos por familias.
– Conoce conceptos como “dentro de”, “grande”, “guapa”,etc.
– Sabe pronombres como “yo”, “tu” y “ella”.
– Aparece el juego simbólico.
– Hace inflexiones en su voz para hacer preguntas ¿mi pelota?.
– Aparece el ¿Por qué? Y ¿para qué?.
– Comienza a usar el plural.
– Se produce la explosión del lenguaje. El vocabulario se amplía de 250 a 900 palabras.
– Mezcla la realidad y la ficción.
– Hace enunciados de 3 palabras.
– Su habla se vuelve más precisa.

De 3 a 4 años:
– Sale del egocentrismo y entra en la etapa del lenguaje social.
– Mantiene la interacción con otras personas.
– Usa los sonidos del habla correctamente.
– Es capaz de describir objetos comunes.
– Se divierte con el lenguaje y disfruta con los absurdos.
– Expresa ideas y sentimientos.
– Usa verbos en gerundio.
– Repite enunciados largos.
– Domina la gramática.
– Comienza a responder a preguntas sencillas que se refieren a algo que no está presente.

Es muy importante tener en cuenta que, no todos los niños desarrollan las habilidades del habla y el lenguaje de la misma manera, sin embargo, todos los niños siguen estas etapas para dominar las habilidades del lenguaje.

Aunque debemos ser prudentes, ya que efectivamente cada niño adquiere el lenguaje de una manera diferente, siempre dentro de un espectro temporal. La famosa frase del “ya hablará”, durante un tiempo ha sido la que ha propiciado que, menores con trastornos en el desarrollo del lenguaje u otros déficits, acudieran a nuestras consultas de manera tardía, pudiendo haber llevado a cabo una intervención temprana que favoreciera el desarrollo global del niño.

Si necesitas orientación o ayuda para tu caso, puedes consultarnos vía email: info@diogenesatencionterapeutica.com, telefónica: 954220118 o presencial con una cita en nuestro gabinete.